AURORAS PARA NO DORMIR

El primer día en Islandia se nos muestra hermoso y hostil, como estas tierras. Un cielo azul resplandeciente nos da la bienvenida, junto con bajas temperaturas y con fortísimos vientos que anuncian la entrada de nubosidad al atardecer. La nevada en la capital nos confirma que hoy no conseguiremos nuestro objetivo de ver la Aurora Boreal. Al siguiente día amanece cubierto, pero la predicción meteorológica dice que por la noche se abrirá un pequeño claro en el suroeste de la isla. Según avanza el día parece que ese claro asomará más al norte. Nosotros le perseguimos. Cae la noche. Las estrellas cubren el cielo. Solo queda esperar.

LA PRIMERA VEZ, siempre es la primera vez, aunque no sea la mejor suele estar cargada de la tensión propia de enfrentarse a lo desconocido. Como no sabemos por dónde puede aparecer la Aurora, detenemos nuestro viejo Subaru de alquiler en medio de una gran llanura sin nada que nos dificulte la vista. Tampoco sabemos cuándo, así que decidimos hacer guardia por turnos. Me toca descansar. No tardo en dormirme. Al poco, Andrea me despierta. Hay una línea luminosa sobre el horizonte. Acaba de aparecer. Es de color gris claro. Nos preguntamos si eso es la famosa Aurora. De repente, la línea flamea. Abrimos los ojos como platos. Tiene que ser la Aurora. ¡Qué emoción! En pocos segundos la línea queda quieta. Se difumina a la vez que aparece una nueva más grande a continuación de ella. Sin duda es la Aurora. Tras media hora de observar esta intermitencia de luces pálidas de distintos tamaños empezamos a hacer fotos. Nosotros solo distinguimos tenuemente tonos verdes pero la cámara registra con mayor intensidad los colores, incluso otros matices. A las dos horas todo termina. Estamos contentos. Aunque para ser sinceros, no ha sido el espectáculo que esperábamos. Pero hemos visto nuestra primera Aurora. La sutil y tranquila Aurora.

Enrique_de_la_Montaña-1

EL SUEÑO CUMPLIDO. La siguiente noche hay alerta por una moderada tormenta solar. De modo que decidimos volver al encuentro de las luces del norte. Las nubes cubrirán todo el país excepto una pequeña parte más al norte. Esta vez recorremos la comarca durante el día buscando alguna localización interesante para conseguir inmortalizar ese paisaje bucólico tantas veces soñado protagonizado por la Aurora. El icónico monte Kirkjufell y las cascadas de Kirkjufellfoss nos parecen dos opciones perfectas para componer la escena. Pero parece que no somos muy originales. Cuando regresamos al atardecer ya hay una docena de coches aparcados en el lugar. Además hay otra sorpresa: aún no es de noche y en el cielo todavía azulado está nuestra querida franja luminosa. Sigue oscureciendo y la Aurora gana intensidad. Hoy si vemos un verde brillante y tonos violeta. Hoy es más grande. Hoy se mueve entre las nubes que quieren ocultarla. Por momentos la perdemos de vista. Por momentos cubre nuestras cabezas o se acuesta en el horizonte. Las nubes van en aumento y a medianoche ganan la batalla. A pesar de ello, hoy sí que quedamos satisfechos con el espectáculo brindado por esta tímida y hermosa Aurora.

Enrique_de_la_Montaña-13

LA MAGIA DE LAS SORPRESAS. La moderada tormenta solar dura una noche más, así que decidimos intentarlo de nuevo. Nos hemos hecho adictos a cazar Auroras. Después de un día totalmente nublado nos desplazamos hacia el este al atardecer, ya que aún estamos a unos 100 km de la zona teóricamente despejada. Anochece, la niebla cae y durante una hora avanzamos con mínima visibilidad. Pensamos que la predicción no ha sido acertada y que vamos a pasar la noche entre nubes y nieve. No tenemos muchas esperanzas. Pero de repente, bajamos un poco de altitud y la niebla empieza a desaparecer. El cielo se aclara y se cubre de estrellas por completo. Al fondo del valle la Aurora nos está esperando. Salimos de la carretera por el único camino que vemos. Estamos a 5 grados bajo cero. Empieza el espectáculo. Trazos luminosos pintan el cielo. Brillos palpitantes se extienden armónicamente. Verdes, amarillos, morados y violetas danzan de forma caprichosa. La Aurora va y viene. Se apaga por un lado y se enciende por el otro. Ocupa todo el zenit de la bóveda celeste. Nos gira la cabeza. Nos hipnotiza. Nos deslumbra. Nos conmueve. Dan ganas de llorar de tanta belleza. Sin duda hemos disfrutado de una de las más increíbles maravillas de la Naturaleza. La impresionante y mágica Aurora.

Enrique_de_la_Montaña-14

A Andrea

 

Para los que quieran saber como se ve desde el espacio aquí os dejo este alucinante video de la NASA. https://www.youtube.com/watch?v=PBJAR3-UvSQ

Y para los que quieran ir a cazar Auroras les recomiendo la web http://solarham.net/ para ver con detalle la actividad solar. Si se está en Islandia la web http://en.vedur.is/weather/forecasts/aurora/ es muy útil ya que también informa de la nubosidad.

Anuncios

8 comentarios en “AURORAS PARA NO DORMIR

  1. Que experiencia tan increíble. Estoy esperando el dia en que pueda ser testigo de tal belleza y me pregunto si seré capaz de retratarla la mitad de bien que tú. Lo he intentado en Vancouver pero es difícil. Solo de vez en cuando se dejan ver por aquí y las condiciones meteorológicas son complicadas en torno a la urbe. Supongo que me tocará subir hasta el Yukon. Gracias por compartirlo. Un abrazo.

    Me gusta

  2. Killo, qué pasada!!! La foto de la cascada es impresionante, pero la sensación de ser “engullido” por estas luces debe ser impresionante. Geniales las fotos y me alegro por vuestra experiencia. Un abrazote desde tierras gaditanas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s