ECUADOR 7,8

El pasado 16 de abril la placa tectónica de Nazca en su proceso de subducción bajo la placa Sudamericana provoca un terrible terremoto que causa cientos de víctimas mortales y decenas de miles de damnificados. Son las 18:58 horas y empieza la lucha: primero por la supervivencia de aquellas personas que quedan atrapadas entre los escombros de los edificios derrumbados. También contra la desesperación por localizar a los seres queridos que se dificulta por la caída de las redes de comunicación. Luego se combate el miedo a un tsunami y a las fuertes replicas del sismo. Por supuesto se lucha contra la tristeza y la angustia de los damnificados. Y muchos luchan por dar lo mejor de sí mismos ayudando sin descanso. Pero también se lucha contra la injusticia caprichosa del todopoderoso. Contra la insolente falta de previsión nacional. Contra la inconsciencia de los inadaptados sociales que saquean las tiendas y asaltan las casas en los días posteriores. Se lucha contra la pasividad de los que se quedan en casa de brazos cruzados. Contra los curiosos que solo entorpecen. Contra la falta de empatía de los que huyen sin necesidad. Contra los avariciosos que acaparan y no comparten. Contra los iluminados que critican sin haberse ensuciado las manos. Contra la soberbia de los voluntarios que nos empecinamos en esfuerzos inapropiados. Contra los que mienten para beneficiarse. Contra la naturaleza humana.

Por todos lados, se lucha contra el egoísmo de unos que contrasta con la solidaridad de otros. Una solidaridad inmensa, necesaria, reconfortante, esperable y esperada, voluntariosa aunque desorganizada, que si se exacerba sin límites, no solo falta a la verdad, sino que alimenta el conformismo, distrae la autocrítica y favorece la continuidad de la mediocridad. Solidaridad encomiable sin duda, pero cuya semilla es también su verdugo, ya que en la mayoría de los casos es fraternal, limitando su presencia al apego entre familia directa o lejana, entre amigos, entre colegas y entre compañeros de vida, de un vecino a otro, de una región a otra hermana, de un país a sí mismo. Solidaridad poco ambiciosa, a fin de cuentas, si es que solo se practica cuando el problema toca cerca, y que tiendo a vincular al egoísmo de todos esos antes mencionados, ya que en el fondo también subyace la defensa del interés propio. Y no lo digo porque esté enojado por tanto egoísmo, que lo estoy, sino por inconformismo, con el anhelo de atisbar el potencial para un futuro mejor, que pase quizás, por un mundo mucho más egoísta, tan egoísta que todas las personas se consideren como hermanos y que toda la Tierra se sienta como la casa propia. Quizás la clave esté en potenciar nuestro gen egoísta a todo el Universo observable y más allá. Llamadme loco si queréis.

Así que agradezco a todos los egoístas sin fronteras y sobre todo, a los altruistas de corazón, que piensan cada día en el bien global y que actúan constantemente sin esperar a que la necesidad llame a su puerta. Gracias a los que luchan contra la pobreza, a los que consumen responsablemente, a los que defienden los derechos de las minorías, a los que ayudan a los desfavorecidos, a los que promueven el comercio justo, a los que trabajan por la igualdad de oportunidades y la equidad, a los que siembran paz, a los que combaten los abusos y la discriminación por raza, sexo o religión. A los que desde cualquier ámbito hacen algo por cambiar el mundo a mejor.

Este texto no iba a tener fotos porque sobre el terremoto se pueden encontrar infinidad en la red y porque a pesar de llevar mi cámara desde el primer día, la emergencia no me dejaba la mente ni las manos libres para crear fotografías. Pero os dejo con una imagen tomada con el celular mientras acompañábamos a las brigadas médicas que muestra el principal motivo por el que seguimos luchando. Porque cambiar el mundo, amigo Sancho, no es locura ni utopía, sino justicia.

IMG_2352a

Anuncios

10 comentarios en “ECUADOR 7,8

  1. Chavalín, genial! Un texto que da para mucho. Más aún cuando tocas el tema del egoísmo. Enhorabuena por el texto, por la foto, pero, principalmente, por la labor del último mes. Un abrazote!

    Me gusta

  2. Loca reflexión? Quiza… y yo diria que muy acertada! Por ellos/ellas seguimos luchando, con la esperanza de que un dia veamos primero al ser humano, por delante de religiones, nacionalidades, ideologias o lo que sea! Animo Kike! Y recuerdos desde Estocolmo!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s